Adivina quién viene esta noche

“Si quieres que ganemos el anillo, fichar a este tío”

Esas fueron las palabras de Aerolíneas Jordan al dueño de los Chicago Bulls en el verano de 1995, cuando se empezó a gestar el mejor equipo de baloncesto de todos los tiempos.Ese tío al que Michael Jordan se refería, no era otro que Dennis Rodman, posiblemente el jugador más rebelde de toda la NBA, un jugador que llevaba el cuerpo cubierto de tatuajes (cosa ahora bastante normal, pero que hace años no lo era tanto), piercings, y sobre todo……se cambiaba el color del pelo a cada dos por tres.

Se podría decir que Rodman era esa novia que todos hemos tenido y que no le gustaba a nuestra madre (bueno, la verdad es que dudo de que le guste alguna novia a nuestras madres), pero en este caso se podría decir que no le gustaba con razón. Todas las influencias que te pudiese aportar, no eran precisamente buenas, pero no podíamos evitar estar coladitos por ella.

La entrada de Dennis the Menace en la NBA no pudo ser más significativa, fue seleccionado en el draft en 1986 por los Detroit Pistons, los Bad Boys, un equipo liderado por Isiah Thomas y Bill Lambier, si existía un equipo duro en la NBA por aquella época, esos eran los Bad Boys, eran unos repartidores de estopa descomunales, empezando por el más pequeño de todos, Isiah Thomas. Cuando te enfrentabas a los Pistons una cosa tenías segura, ibas a terminar el partido con algún que otro moratón. Esta claro que esas siete temporadas en los Pistons en las que ganó dos anillos de la NBA, le marcaron lo que sería su forma de jugar durante el resto de su carrera. Después sería traspasado a los San Antonio Spurs, dónde se esperaba que fuese la pieza que completase el puzzle de los Spurs de cara al asalto del anillo, pero se encontraron con los dos años mágicos de Hakeem Olajuwon y sus Houston Rockets.

En 1995 Jordan vuele a las canchas a mitad de la temporada, caen eliminados ante los Orlando Magic de un entonces joven Shaq y un base de 1’98m que era una delicia, Penny Hardaway, sin duda alguna uno de los bases que más han sorprendido en la historia de la liga. Esa eliminación le hizo a Jordan ver los defectos que tenía el equipo, le faltaba un hombre interior que les aportase dureza en defensa y buen rebote, lo cual le permitiría al bueno de Jordan tirarse hasta las zapatillas, básicamente llenar el vacío que dejó Horace Grant al marcharse precisamente a los Orlando Magic cuando Jordan se retiró en 1993. Ese hombre era Dennis Rodman.

El matrimonio Jordan-Rodman durante las tres temporadas siguientes, fue el mejor matrimonio de conveniencia que nunca haya existido, Jordan nunca fue partidario de las excentricidades de Rodman, pero lo que Jordan, Pippen y Phil Jackson sabían, era que Rodman, más allá de sus excentricidades, sus tatuajes, sus piercings….y sus líos de faldas, era el tipo más disciplinado de la NBA en cuanto a cuidarse físicamente. ¿De verdad se cree la gente que un tío de 2 metros justitos, y 35 años, podría ser durante tres temporadas consecutivas el máximo reboteador de la NBA, formar parte del mejor quinteto defensivo y ser una pieza básica en los tres anillos de aquellos Bulls, siendo un dejado y sin cuidarse? Pues eso, no se lo crean, Rodman se tenía que ver las caras con bigardos como Shaquille O’Neal, Alonzo Mourning, Patrick Ewing, Hakeem Olajuwon, David Robinson….y todos ellos le sacaban como mínimo 10 cm de estatura, Rodman no sólo les ganó…..encima les sacó de sus casillas!!!

Afortunados somos los que hemos disfrutado en nuestra adolescencia de la que sin duda a sido la época más gloriosa de la NBA, los años 90, y ver a éste loco, con sus pelos de colores y sus formas de correr en la cancha, que parecían más las de un corredor de atletismo que las de un baloncestista. Muchos son los que le criticaban, pero lo que esta claro es que El gusano, como también se le llamaba, ha sido uno de los mejores jugadores-personajes de la historia de la NBA, y uno de los más influyentes en el estilo de juego de muchos jugadores posteriores y contemporáneos a él.

Imaginen por un momento que son padres, bueno los que ya lo son no hace falta que lo imaginen, pues bien ahora resulta que vuestra hijita adolescente, vuestra princesita, os dice que esta noche vendrá su novio a cenar a casa para presentarse en sociedad……”ADIVINEN QUIEN VIENE ESTA NOCHE??”