La “renovada” vieja guardia

La última de las remontadas del Real Madrid de Baloncesto contra el todopoderoso TAU Vitoria, hace recordar ese Real Madrid que parecía se había perdido, ese que cree en sus posibilidades por encima incluso de su calidad. Al más puro estilo de sus compañeros de fútbol en la liga de hace dos años, en la que se ganó, gracias a un espíritu de inmortalidad que terminaba por agotar a sus rivales.

Ésta remontada apoteósica, también deja muy claro los hombres en los que confía Joan Plaza, sus gladiadores, sus sospechosos habituales, aquellos con los que en el año de su debut como técnico de la ACB, ganó la Liga y la Copa ULEB. Felipe Reyes, Axel Hervelle, Alex Mumbrú, Louis Bullock y Raúl López, a estos ahora se les ha añadido el auténtico hombre revelación de la temporada, Sergio Llull. Las continuas bajas por lesión de Raúl López, han convertido a Llull…partido a partido, remontada a remontada, en el nuevo “niño” mimado de Vistalegre, el grito de “Llull, Llull, Llull, Llull…..” se está convirtiendo en una pesadilla para los rivales blancos. Y es que, si bien Felipe Reyes lleva números de MVP de la temporada regular, y si bien Bullock sigue siendo el “Man on Fire”, en los momentos cumbre, Llull está siendo el hombre que tira del carro en los momentos en los que sus compañeros parecen bajar los brazos, tiene que ser difícil rendirse totalmente cuando ves a un chico que…incluso por encima de sus posibilidades, tiene una voluntad y una vitalidad infinita. Es el que lleva el látigo en la mano, pero no para azotar a sus compañeros….sino para azotar a sus rivales. Sus penetraciones a canasta son grandiosas, cuenta con una capacidad de salto superior a la de cualquier base de la liga ACB, y poco a poco está consiguiendo mejorar su tiro exterior, de tal modo que a día de hoy es el segundo hombre a la hora de jugarse una de tres en los últimos segundos.

Pese a la gran buena noticia de Sergio Llull, hay algo que no deja de mantenerme preocupado, y es que remontar tantos partidos no es nada fácil, y no siempre vas a poder remontar, por alguna extraña razón los dos primeros cuartos de los partidos, son una pérdida de tiempo para los hombres de Plaza. Es como si no les interesase el encuentro hasta que no les tienen realmente contra las cuerdas, entonces es cuando empiezan a resurgir a base de casta, pero eso no puede aguantarse toda una temporada. La acumulación de minutos en hombre clave como Felipe Reyes y Hervelle, empieza a ser preocupante, año tras año, se ficha a un jugador interior que les dé minutos de refresco, pero nunca se acierta, Massey parecía ser ese hombre….pero en los momentos importantes es arruga como las pasas, además le faltan centímetros, y el que tiene centímetros como Van den Spiegel….resulta que parece que tenga horchata en sus venas en lugar de sangre, aunque su palmarés le respalda, con lo que es de esperar que cuando se acople…de mejor rendimiento.

Se antoja complicado pensar en una victoria en la Euroliga, pese a tener ese espíritu de superación y de nunca rendirse, parece que falta algo más, un anotador algo más constante en el juego exterior por ejemplo, y por supuesto….un pívot que de minutos de refresco a los gladiadores Hervelle y Reyes, pero minutos de calidad.

Quizás ese jugador exterior de cara a la temporada próxima sea Brad Oleson, que parece tienen medio atado, ése fichaje no tendría porque significar el adiós de Bullock, el de Philadelphia está resurgiendo, sobre todo en los momentos finales de los partidos, y eso hace que se esté ganando una renovación que le permita el año que viene intentar luchar por la Euroliga, sería un bonito broche final para un jugador que nos ha dado grandes momentos para los aficionados al Madrid de Baloncesto.